¿No estás registrado todavía?

Al registrarte en www.fdfotografiadigital.com, podrás acceder a nuestros cursos, podrá descargar las mejores fotos de nuestra galería en perfecta calidad y podrá participar comentando cada artículo de la web.

Es totalmente gratuito, sólo se tarda 2 minutos!   

Curso de fotografía digital:

¿Cómo funciona una cámara fotográfica?

La cámara fotográfica, hasta ahora, tenía un funcionamiento básico que consistía en que la luz entraba a través del objetivo durante un tiempo, y se plasmaba en un material fotosensible (película) que era el convencional “carrete”. Para ello, la entrada de la luz quedaba bloqueada, y era cuando pulsábamos el disparador de nuestra cámara cuando permitíamos la entrada de dicha luz.

En la captación de las imágenes intervienen el objetivo que es por donde entra la luz, el diafragma que regula la cantidad de luz que entra y el obturador que es el que permite que la luz llegue a la película y la película aunque ahora ha sido sustituida por el sensor.

Hasta ahora con el uso del carrete, cada exposición (fotografía) se realizaba en un frame o fotograma de nuestro carrete. Una vez expuesta a la luz y finalizado el disparo, debíamos hacer avanzar el carrete al siguiente fotograma (o hacía el recorrido de forma automática). Con el cambio a la tecnología digital, ahora ese fotograma de nuestro carrete ha sido sustituido por un sensor, capaz de captar la luz y transformarla en impulsos eléctrico, que a su vez mediante un software generará la imagen y la almacenará en nuestra cámara.

El tamaño de ese sensor será el que nos proporcione una mayor o menor resolución y/o calidad de imagen. Hay varios tipos de sensores, y de ellos depende el tamaño de sus fotositos (la parte más pequeña de los mismos dedicada a recibir esa luz que entra por el objetivo). Así, las cámaras compactas digitales usan sensores más pequeños que las réflex digitales (conocidas estas últimas como DSLR, ya que las réflex de toda la vida se conocen como SLR... a la que añadimos la D de “Digital”). Así, además del tamaño, tenemos diversas tecnologías como CCD o CMOS. En ambos casos son sensores, pero los fotositos se agrupan de diferente forma, y la forma de recibir la información difiere también (esto, de forma muy genérica).

Diafragma de la cámara fotográfica

Bien. Hemos hablado del diafragma. Y lo veremos más en profundidad más adelante... pero primero, sepamos qué y cómo es. Básicamente, se compone de una serie de cuchillas dispuesta de forma radial, que dejan una abertura para que entre la luz. Podemos verlo más claramente en la anterior ilustración. El diafragma permite que, deslizándose todas las cuchillas en una u otra dirección, se abra más o menos.

Sensibilidad de la cámara fotográfica

Por otro lado, teníamos nuestros habituales “carretes”. Estos estaban clasificados bajo una normativa, denominada ASA, que establecía el grado de sensibilidad de dicha película a la exposición a la luz. Así, una película (como se le denomina al carrete) sensible requiere de poca luz para captar la escena, y una película poco sensible requiere más luz para obtener una exposición correcta.

Las definiciones ASA van desde las menos sensibles (valor menor) a las más sensibles (valor mayor). De esta forma, encontrábamos películas o carretes como el 50 ASA, que era una de las películas menos sensibles, el 100 ASA que era algo más sensible que el anterior y además muy común en el mercado, y otros como el 400 ASA, de gran sensibilidad. La elección de un carrete o película venía dado por la situación en la que íbamos a fotografiar.

Veamos un ejemplo. Vamos a hacer unas fotografías en la playa, a pleno sol; la luz es excesiva... entonces debemos utilizar una película 50 ASA o 100 ASA (recordemos que son poco sensibles y evitaremos fotografías sobrexpuestas o, como se dice vulgarmente “quemadas”). En cambio, si queremos hacer una fotografía en el interior de una habitación con poca luz (como la que entra por una ventana), sería oportuna una película muy sensible a la exposición de dicha luz como por ejemplo una película 400 ASA.

Una vez entendido el concepto de sensibilidad de la película, ahora los trasladamos a nuestra cámara digital. Actualmente, cada fabricante dota a sus cámaras de una opción para seleccionar el valor ISO (ASA) con valores como 50, 100, 200, 400, 800 (dependiendo del modelo de cámara). Esos valores se corresponderían con la sensibilidad de la “supuesta película” tal y como se ha explicado anteriormente, manteniendo el sistema de trabajo clásico.

Obturación de la cámara fotográfica

Otro de los elementos que intervienen en la toma de una fotografía es el obturador. Cuando mantenemos pulsado el disparador liberamos la mecánica de la cámara para dejar pasar la luz del objetivo a la película, o en nuestro caso al sensor; esa mecánica, en este caso, es el obturador de la cámara.

Con esto, podemos controlar el tiempo durante el que la luz plasma la imagen en el sensor... y esto es lo que se conoce como “velocidad de obturación” en el argot fotográfico.

La velocidad de obturación determinará también la cantidad de luz que entra en el sensor... pero seguramente te estarás preguntando “¿Eso no lo hacía también el diafragma?”; pues efectivamente... pero cada proceso tiene unas peculiaridades que nos permitirán llevar a cabo procesos creativos diferentes, o bien combinarse entre sí para crear fotografías en cualquier situación y bajo cualquier condición de iluminación. Esto también lo veremos más adelante.

El objetivo de la cámara fotográfica

El objetivo es una de las piezas fundamentales de la cámara. La calidad de este, en gran medida determinará la calidad global de nuestras imágenes. Cuando hablamos de objetivos, hablamos de medidas en milímetros, pero ¿por qué?; en fotografía, cada objetivo se mide en milímetros, teniendo en cuenta que dicha medida es la distancia entre la lente y la película. En nuestro caso entre la lente y el sensor de la cámara. Cuanto menor es esa medida, mayor es el ángulo de visión, o dicho de otra forma, más elementos de la escena captaremos. A esta posición de distancia mínima se le denomina “angular”. En caso contrario, una mayor distancia entre ambos elementos, ofrece un menor ángulo de visión, y como consecuencia ofrecerá una imagen más cercana de los elementos más distantes de la escena. En este caso, estamos hablando del teleobjetivo o “tele”.

En las cámaras compactas digitales, ambas posiciones vendrán marcadas generalmente como W y T. W indica en inglés Wide (angular) y T indica en inglés Telephoto (Tele). El progreso o recorrido de una distancia a otra es lo que se conoce como Zoom. Por último, dicha distancia entre la lente y el sensor, es lo que se denomina “Distancia focal” en el campo de la fotografía.

Sigue con el curso de fotografía digital en la página siguiente »